Blog de permanenciadelofugaz

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Otra vez en Menorca y por qué no seguiré viendo Cuéntame

Escrito por permanenciadelofugaz 16-02-2017 en Series de televisión. Comentarios (0)

En torno al 2000 estuve tres años consecutivos en Menorca en viaje escolar educativo, no de turismo ni de ocio -aunque también hubiera algo de eso-. Entre las visitas de más impacto estuvo la del Castillo de la Mola, entonces cerrado al publico por ser plaza militar (la visitamos con un permiso especial). En el exterior había un monolito que recordaba -con fecha de agosto de 1936- la violación y ejecución de una mujer, Hercelia de Sola, que fue arrojada aún viva por el acantilado. Era la esposa (o mejor la viuda, porque los republicanos habían fusilado a su marido un mes antes) de un oficial de marina. Pues bien, acabo de saber que este monolito se ha retirado -no sé si destruido- en 2008. Ahora el castillo de la Mola es visitable, porque los militares se han retirado debido a la pérdida de valor estratégico del lugar. Al mismo tiempo he visto en el interior de varias iglesias la foto de un joven sacerdote, Joan Huguet, mártir de la iglesia ya que le dispararon dos tiros en la cabeza por negarse a escupir sobre un crucifijo. Tenía 23 años. Si escribo esto es para recordar que el horror y la violencia de una guerra civil afecta a los dos bandos, no solo a uno. Antes, unos eran los buenos y otros los malos, y ahora es justo al revés: de las víctimas de la represión republicana no se habla o se hace mofa, olvidando que los desaparecidos en cunetas son de los dos bandos, que hubo héroes, víctimas, asesinos, valientes y cobardes en los dos bandos. Eso es lo que me transmitió mi padre, pacifista, abogado, que se vio implicado en los dos bandos, que no derramó sangre en ninguno, que consiguió milagrosamente -habiendo sufrido cárcel en los dos bandos- que nadie le pusiera un dedo encima. Que no progresó en la época franquista porque "no es lo suficientemente adicto al régimen", como tengo puesto por escrito en carta de una alta autoridad.  

Otra cuestión que me irrita: la visión grotesca de las monjas que cuidan ancianos en Cuéntame. Una visión deformada y machista, donde se hace burla -lo que más aborrezco- del trabajo y la dedicación de tantas mujeres entre las cuales, como en todo grupo humano, puede haber algún caso de gente maníaca o sádica, pero no es lo que predomina. Predomina la profesionalidad y el buen hacer, y en muchas ocasiones el afecto y la entrega. La escena de la monja que derrama simultáneamente la leche y el café en la taza sin respetar la petición de Herminia ("corto de café") fue la gota que colmó el vaso (nunca mejor dicho). Mención aparte el adulterio edulcorado del protagonista que ahora resulta que va a tener remordimientos de catecismo... No invertiré más mi tiempo en este culebrón cuyos guionistas han perdido el rumbo.

Cirugía para el alma, de Ramón Vila-Rovira

Escrito por permanenciadelofugaz 04-12-2016 en Crítica de libros. Comentarios (0)

Este libro, subtitulado "Complejos, autoestima y envejecimiento", recoge anécdotas y reflexiones de Ramón Vila, médico especializado en cirugía estética, y también consejos para una vida sana, siempre ligados a las experiencias personales del autor. Relaciona la cirugía estética con la salud emocional, sin la cual la belleza corporal más o menos lograda sirve de poco. 

Conocí hace tiempo al Dr. Vila en los Encuentros Eleusinos. En el último (celebrado en Ávila, del 25 al 27 de noviembre) este doctor fue ponente, y nos transmitió con energía y buen humor una serie de consejos para una mejor calidad de vida y una vejez saludable, recordando que, según los expertos, la esperanza de vida va en aumento y pronto se llegará hasta los 120 años. Comer y dormir bien, ser positivos, tener una vida social y sexual satisfactoria, hacer ejercicio y, lo que más me llamó la atención: ser buena persona, son las claves para vivir más y mejor. La receta del Dr. Vila contra la envidia es la compasión. Grandísima lección moral que fue corroborada por otros ponentes, médicos y escritores, entre ellos el alma de los Encuentros Eleusinos, Fernando Sánchez Dragó. Ser buena persona nos hace más felices y más sanos. En estas vísperas navideñas, ése es el mejor de los mensajes.

"Historia mínima de España" de Juan Pablo Fusi.

Escrito por permanenciadelofugaz 22-05-2016 en Libros. Comentarios (0)

"Historia mínima de España" de Juan Pablo Fusi. Madrid, 2013. Ed. Turner

Hace un tiempo (años ya) que leo casi todas las Historias de España que caen en mis manos, y ésta la encontré en unos grandes almacenes mientras buscaba otra cosa. Me refiero a los libros de bolsillo divulgativos escritos por historiadores serios. Me parece esencial conocer la historia de nuestro país, que es más que un país: es una cultura, una identidad. Para amar algo hay que conocerlo, y estoy convencida de que el desconocimiento es el mayor responsable de la falta de patriotismo típica de los españoles. Como además el patriotismo se asocia con el fascismo, lo retrógado, etc., de ahí el antipatriotismo funcional de la mayoría de nuestros compatriotas, incluídos los que lo son a la fuerza.

Esta Historia es mínima por su extensión, pero máxima por su concentración e interés. Abarca desde la formación de Hispania, la cultura antigua más importante que nos visitó (por cierto, que los romanos hasta la fecha no han reivindicado Mérida ni Zaragoza-CesarAugusta ni el acueducto de Segovia) hasta la actual democracia. Todo ello, en 300 páginas incluyendo índices, mapas y bibliografías.

El autor es vasco, se formó en Inglaterra (en Oxford, con Raymond Carr) y luego volvió a Madrid como Director de la Biblioteca Nacional y Catedrático de la Universidad Complutense. No hay como salir fuera para poder ver el país con perspectiva. Fusi defiende que la historia española recuerda a ese “jardín de senderos que se bifurcan” borgiano y que en España caben “muchas historias posibles”. Como se dice en las primeras líneas del prólogo, “España se explica y se entiende únicamente a través de la historia”. Conozcamos, pues, esa historia.


Mi tribu

Escrito por permanenciadelofugaz 12-05-2016 en Noticias comentadas. Comentarios (0)

Mi tribu

“Anna Gabriel (CUP) propone tener hijos en grupo y que sean educados “por la tribu”, no por sus padres”

Esto es lo que leo como titular de prensa. Y doy gracias al cielo de haber criado a mis hijos en una familia monógama, aunque con la magnífica colaboración de la tribu. Mi tribu era: la profesora de primaria que se dio cuenta de que mi hijo mayor necesitaba gafas. El vecino que me advirtió sobre el problema que mi hijo menor no se atrevía a contarme. Los amigos y los primos del pueblo donde veraneábamos con los que mis hijos correteaban libremente y compartían experiencias cada verano, a medida que crecían. El profesor que me advirtió que mi hijo menor había ayudado a un compañero en el examen final de Química y debatió conmigo sobre la sanción a aplicarle y yo le dije: “lo mismo que a cualquier otro”. La amiga que se llevó a mis hijos a su casa de Granada y les enseñó y les explicó la Alhambra. Y así podría continuar largamente, pero no quiero cansar.

Estoy a favor de esa tribu de personas magníficas, responsables, que comparten con nosotros la educación, el tiempo, las emociones de nuestros hijos, en mayor o menor grado, en cada caso según las circunstancias.

Estoy en contra de volver al horror de la tribu primitiva, brutal, ancestral, tradicional, cavernícola que propone la señora Gabriel. un lugar donde no hay padre ni madre. Donde se extirpa lo más sagrado del ser humano que es el derecho a conocer su origen y su sangre.

Mucho hemos luchado los que nos consideramos individuos antes que miembros tribales para que se nos reconozcan “los derechos del hombre y del ciudadano”. Mucho ha llovido desde el siglo XVIII en que se decidió formalmente que cada ser humano tenía derecho a buscar su felicidad personal de la forma que prefiriera. Si la señora Gabriel es tan retrógrada que quiere regresar a las cavernas y se siente feliz con una organización socio-familiar típica de la prehistoria, adelante si encuentra quien la siga. Solo le ruego que no lo imponga a los demás, porque esta gente iluminada y seudoprogre me da un miedo terrible. Supongo que su iniciativa se quedará en una anécdota más o menos extravagante, pero así comenzaron los grandes tiranos de la Historia: con tonterías que parecía que nadie iba a tomar en serio. Cuidado: defendamos lo que tanto nos ha costado conseguir: la libertad de ser individuo frente al horror de ser tribu.


Fernando Sánchez Dragó, “Y si habla mal de España, es español”. Planeta. Divulgación.

Escrito por permanenciadelofugaz 26-04-2016 en Libros. Comentarios (0)

Fernando Sánchez Dragó, “Y si habla mal de España, es español”. Planeta. Divulgación.

En la extensa e intensa bibliografia de Sanchez Dragó, esta sería una obra menor, especialmente si se la compara con su opus magna “Gargoris y Habidis”; pero con todo no deja de tener su interés y su gracia, como cuanto sale de la pluma de este autor. Un escritor sin pelos en la lengua, sin complejos, más que libre, libérrimo, razón por la que me cae bien aunque no coincida necesariamente en todo con él, cosa que supongo que él tambien apreciaría, porque sé que tiene amigos de opiniones distintas a las suyas y que le encanta polemizar –siempre con elegancia, cual si practicara una suerte de toreo intelectual-.

Como sabrá el lector cultivado, el título proviene de una estrofa humorística del poeta catalán Joaquín María Bartrina que pone de relieve el poco afecto que los españoles sienten o demuestran sentir por España. A lo largo de sus páginas, Dragó chisporrotea con su verbo tan personal, salpicado de anécdotas, referencias literarias y periodísticas, encuentros, exclamaciones y cavilaciones. Muchas líneas podrían destacarse, pero me quedo con unas que expresan un concepto poco usado aunque, por desgracia, bastante frecuente entre nosotros: la “aristofobia” (odio a la excelencia), probablemente muy relacionado con la envidia, pecado capital principal del español, como ya citara Fernando Díaz Plaja en su exitoso libro sobre los pecados capitales hispanos.

Esta es la cita: “... de la aviesa y firme voluntad de particularismo que es denominador común de todos los españoles, se deriva, según Ortega, la peor y más profunda de las perversiones inscritas en el alma de nuestro pueblo: la “aristofobia”, el odio a los mejores, que cierra el paso a las minorías selectas, descabeza y descapitaliza una y otra vez el país, lo torna inhabitable, genera la proverbial y secular desconfianza hacia sus dirigentes y conduce fatalmente –lo estamos viendo- al imperio de las masas.”

Vale, que diría el clásico para despedirse y el moderno para mostrar su asentimiento.